Reick Uno

Daniel López t.c.c. Reick Uno un DJ de hip hop originario de Vallejo en la CDMX, miembro de Sonido Líquido Crew y cofundador de Lado B.  En palabras de Led Serrano t.c.c. Zaque, capitán de SLC: “Reick es un gran conocedor tanto de la actualidad de hip hop como de su historia. Además es un graff head y un arquitecto, es bueno en todas esas cosas. Siempre tiene buenas ideas sobre las cosas que le muestro y complementa muy bien mi trabajo”. Blandiendo su diferentes talentos ha participado en múltiples producciones tanto de Zaque como de Rodrigo Tovar t.c.c. Doctor Destino. Entre ellas se encuentran: Yo creo en esto (2016), Flow de lujo (2017), El Ascenso (2020), Intimidación (2020), Octubre 21 (2020) Aza: Intimidación (Instrumental) (2021), Crónicas de un agarraculos (2021), B(u)da (2021) y Póker (2022). Su primer encuentro con el rap ocurrió en 1989 con Rico Suave de Gerardo, luego llegaron a su vida las Tortugas Ninja. Él lo recuerda de la siguiente manera: “En la banda sonora participaron varios grupos de rap dance tipo Technotronic y Snap!. Mis papás me dieron el soundtrack de la primera película. Era mi caricatura favorita, hacían referencia a las calles de Nueva York. Luego llegó Vanilla Ice que sale en la película de las Tortugas Ninja II. Era como lo mejor de ambos mundos y me volví loco”. Después agrega: “ Hay mucha gente de nuestra camada que dice cómo fueron sus inicios. Yo creo que hubo dos maneras de empaparte de hip hop. Seguramente la mayoría de la gente dice que fue por medio de un contacto que vivía en Estados Unidos, como un primo mojado o algo así y el resto lo hicimos por la televisión. Mi papá había contratado Cablevisión y tenía MTV de Estados Unidos. Entre quinto y sexto de primaria me la pasaba viendo MTV, me llamaba la atención ver videos, la mayoría eran afroaméricanos con ropa de colores y la estética acompañada de la música me atrapaba. Podía ir de Boys To Men a Whitney Houston a Run DMC que era la rotación de MTV”.

 

Además de ser DJ, graff head y arquitecto Reick tiene otras cualidades importantes: paciencia, buen gusto, una mente abierta y una memoria notable. De tal manera que recapitula con facilidad esos primeros años de su encuentro con hip hop. En sus palabras “En esa época por alguna razón, México sí tuvo una oferta de cultura de Estados Unidos en televisión abierta. A cualquiera se nos atravesaban en el canal cinco películas como Boys In The Hood, Los hombres blancos no saben saltar y New Jack City con Wesley Snipes. Entre 1991 y 1994 había  una campaña muy cañona del fenómeno Jordan y se escuchaba rap antes del medio tiempo del NBA”. Además recuerda algo peculiar sobre su acercamiento a las artes gráficas que podemos relacionar con su posterior desarrollo en el graffiti: “Yo grababa videos en VHS y Beta y los reproducía, eso hacía todo el día. Le ponía pausa a una videocasetera en un momento importante de un video de rap y como me gustaba dibujar, intentaba hacer la caricatura de los raperos”.  Aunque fue en la secundaria que realmente abordó el graffiti como tal, su primer acercamiento fue a la edad de doce años a través de Carlos t.c.c. Evil x 27 que era el  hermano mayor de uno de sus amigos, pero fue hasta dos años después que comenzó a pintar por si mismo.  De acuerdo con Daniel: “Cuando hice mi primer graffiti fue en las canchas de la colonia y escribí “Rappers” en letras enormes.  La gente no sabía de dónde había salido eso. Lo hice con aerosoles que mi papá tenía guardados en una caja de herramientas. Las letras eran verdes y las corté con un cromo plateado. En ese tiempo no firmaba con mi nombre. Escribia cosas como “hip hop” y “rappers”. Luego entré la prepa y como le iba a Orlando Magic, mis amigos me apodaban Magic y  yo firmaba así. Más tarde en los primeros años de prepa me afilié con graffiteros más experimentados. Me dijeron que cumplía con todo pero que mi nombre estaba feo. Uno de ellos, Over del crew F.B.I. (Q.E.P.D),  era como mi protector y me dijo: ¿por qué no firmas como Reick? Las letras están chidas. Entonces aprendí a firmar Reick. A los dieciocho ya era mi nombre oficialmente”.  Así fue como eventualmente sus andanzas en el graffiti lo llevaron ser representante de dos crews del norte de la CDMX: H.U.E. y G.N.K.

 

Durante la década de los años noventa ocurrieron varias cosas relevantes en su exploración de hip hop. La primera es que entre 1996 y 1997 terminaron las transmisiones de MTV de Estados Unidos y comenzó MTV Latinoamérica. Reick vivió eso como un retroceso, aunque recuerda que en ese tiempo ya era posible ir a Mixup y adquirir discos de Nas, Snoop Dogg y Notorious B.I.G. Por otro lado empezó a ir mucho al tianguis cultural del Chopo y a conocer gente que podía prestarle discos. Con respecto a esta etapa Daniel comenta: “También volanteaba eventos de graffiti de toda la ciudad. Había eventos de micro abierto donde ponían rap. En esos años fui al difunto Rockotitlán que estaba cerca de mi casa, frente a la plaza de toros. Recuerdo que El Petate Funky de Aragón es lo más rapero que pude ver”. Pero un día le tocó ver algo distinto: “Eran tres adolescentes que se subieron a rapear con jerseys de los Raiders de la NFL: Zaque, Squalo y Boca Floja. Eran la Familia Lifestyle. Desde ese momento sentí que el sonido que producían esos chicos era muy superior a lo que yo escuchaba en otros eventos. Led gritaba “Zaque, Zaque one, Zaque one” y  me aprendí su nombre. Después por un tiempo no supe nada de ellos porque no tenía tantos contactos en el sur”.  Posteriormente con su llegada la universidad también entró en contacto con el rap de España que incluyó a SFDK, Mucho Muchacho, Violadores del Verso y más. Al respecto afirma: “En ese tiempo yo ya entendía mejor de qué se trataba el hip hop. Ya sabía que el graffiti y mi forma de vestir pertenecían a algo”.

 

Reick de alguna manera siempre fue un diggero voraz, incluso antes de saber qué era un diggero y esto ha sido el fundamento de su desarrollo como DJ.  Lo cual también está relacionado con el encuentro que tuvo con Sonido Líquido Crew.  Daniel lo recapitula así: “Pasé por todas las facetas, desde grabar en casetes, luego llegó el CD, luego la piratería del CD, luego llegó Napster. Yo ya tenía una colección musical grande. Sobretodo cuando llegó el Mp3. A mis treinta y tantos conocía la experiencia de ir a fiestas de hip hop. Así conocí a DJ Freak tocando en la terraza del Centro Cultural España.  Para entonces ya había podido descargar maquetas de Asesinos Líricos y una vez más comprobé que su sonido era superior a lo que estaba escuchando en la escena local. Luego me llegó un flyer de Zaque y conocí a  Sonido Líquido. Así fue como llegué al CCE a ver a Freak pinchar discos y ser testigo de cómo un DJ de hip hop podía generar el efecto que yo había visto en los videos. Me acerqué a ellos. Las pláticas siempre eran de música y llegamos a forjar una amistad”.  Posteriormente, en esa época de fiestas conoció a Karim Caleth, al respecto Reick explica: “Karim intentó enseñarme a usar una torna pero ni él sabía bien qué onda. Entonces conocí a T Capital, un tornamesista que respeto mucho y ha llegado a representar a México en la DMC de Londres. Él fue quien me explicó todo.  Me dio clases de tornamesismo uno y dos, luego me dijo que ya no me podía enseñar más si no que se trataba de yo me pusiera a practicar y estudiar. Me compré mis tornamesas, busqué apoyo de Freak y nos propusimos hacer las primeras fiestas. Invitamos a Led a apoyarnos en la aventura. Cuando me sentí con más habilidad Karim y yo decidimos fundar Lado B junto con Led. La primera fiesta de Lado B fue cuando él sacó Mujerez”.  En 2020 durante la pandemia Zaque lo invitó a ser parte de Sonido Líquido Crew. “Me dijo tú siempre has sido de mi crew, pero nunca te he extendido la invitación”, explica Daniel. 

 

Con respecto a sus motivaciones para desarrollarse como DJ, Reick explica: “Hay un montón de música que no se conoce y yo tengo mucha guardada que vale la pena. La gente se conforma con muy poquito, con decir que hip hop es Cypress Hill, Wu Tang Clan y Snoop Dog. Pero en el hip hop hay música para todo lo que quieras: comer, correr, bailar, estar triste, etcétera”. La sapiencia de Reick es reconocida por sus pares, al respecto  DJ Freak comenta: “Reick es uno de los pocos  DJs , si no es que el único que tiene un conocimiento muy amplio sobre el hip hop. Tiene una cualidad muy particular que muchos no tenemos: es ser muy abierto en cuanto a propuestas musicales y de visión, también con respecto a hacer un mix y conseguir música. Reick por ejemplo puede pasarse todo el día escarbando en internet mixes de DJs que nadie conoce o música que aún no sale al mercado. Además de eso es muy abierto y muy receptivo en cuanto a la calidad de esos mixes o música. Tiene la capacidad de no juzgar tan a priori lo que encuentra. Se da el lujo de escucharlo a profundidad y formar una opinión. Cuando encuentra algo muy bueno, no duda en compartirlo con sus amigos. Cada tercer día comparte un disco que nadie conoce. Él es nuestro diggero, y ahí estamos escuchando también. Esa cualidad no la tiene casi nadie en el ámbito de los DJs”.  Por otro lado Doctor Destino agrega: “Me siento cómodo haciendo música en vivo con Reick. Es un gran estudioso del hip hop. En ocasiones pareciera que está ausente, pero siempre tiene algo de hip hop que agregar a la sazón. Es por eso que lo considero primero mi amigo y después mi DJ”.  Sin duda Reick no piensa parar, ya que goza de coleccionar vinilos, ir a diggear más a sus lugares favoritos y cada que visita otro país o ciudad va a alguna de sus tiendas más icónicas. Así que su acervo musical es como una galaxia en continua expansión.

Escrita por: Edmeé García t.c.c. Diosaloca MX

IMG_20210925_195137495-01_edited.jpg

Reick Uno

Reick es hip hop head 

  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo