PortadaAnibal (1).jpg

Ruido (2021) es el más reciente disco del productor de hip hop, beatmaker y rapero, Rodrigo Tovar t.c.c. Doctor Destino. Se trata de un disco instrumental y ese detalle inevitablemente nos hace evocar 23 (2012), como precedente. Pero Ruido no es 23, aunque en 23 ya había un track llamado Ruido. Al respecto, su creador aclara “Antes era 23 porque esa es la edad que tenía. Ahora entiendo que Ruido es tal porque hay ruido que debe acomodarse. Al ordenar el ruido surge la música, en la que cada elemento está en función de todos los demás. Una canción empieza siempre en el punto 0:00”. Además agrega: “Ruido es como una escena cinematográfica musical en mi cabeza. En Ruido (2021) la atención no se distrae con el rapeo o las voces y se puede concentrar en otras cosas. Yo lo veo como una oportunidad de entender el sonido sin palabras. Creo que cuando pones atención en lo que escuchas, todo adquiere otra profundidad y ya no puedes tratarlo como música de fondo. Escuchar el lenguaje de los sonidos para mí es tan importante como el lenguaje del pensador”.

 

Además Ruido contó con la participación de Aníbal Pantoja para el arte de la portada. Al respecto el ilustrador y tatuador comenta: “Trabajar esta portada para Doctor fue un buen reto, hasta ahora sólo había hecho portadas para Zaque. Fue un buen ejercicio el trabajar con un creativo ligado a otro, pero sin cruzar los cables y dar un sólo escenario gráfico. Me gusta mucho el trabajo de Doctor Destino, sus beats, raps y referencias te vinculan con un creativo sensible y lleno de influencias refinadas. En esta ocasión hice un retrato doble, por un lado materializando con una fotografía en un escenario que describe el caos diario y armonizarlo con una intervención de ilustración digital. Esta se pudo llevar hacia el terreno de la ensoñación, del equilibrio y la calma. Justo ahí es donde se describe el segundo retrato que es el rostro del Doctor, en el cielo hacia donde nos lleva la escalinata, al creador”.

 

La idea fundamental de este disco es dejar escuchar el lenguaje de esos sonidos que en un primer momento pudieron haber sido apreciados como ruido, pero que al ordenarse se convierten en algo musical como una percusión o un teclado. Por cierto las baterías de Ruido, siguen siendo hip hop, pero están más dosificadas. Estos no son como los beats de B(u)da (2021) o de Intimidación (2020) de Azashinz. Son beats que permiten al escucha relajarse y divagar. Además en palabras de Doctor Destino en este disco “hay mucha cháchara”, un término que utiliza para referirse a los sonidos provenientes de objetos que no son instrumentos convencionales. Por ejemplo, Ruido contiene los ruidos de una construcción vecina, así como cuchillos, piedritas, quitapelusas y otros que gracias a su alquimia sonora se convierten en tracks con suficiente espacio para ser, sentir y pensar. Por otro lado, para las progresiones de acordes, el productor utilizó una combinación de sampling y resampling de acordes hechos por él mismo. En sus palabras “Es una técnica que según yo, viene del Roland SP 4040A, que es un sampler. Yo tomé la idea de lo que hace ese sampler y lo incorporé a Reason”. Básicamente Doctor Destino toca las progresiones de acordes, se graba y samplea lo grabado. Es decir usa esos pedazos de audio pero los procesa y manipula. Con respecto a los bajos agrega: “En los discos anteriores había hecho líneas de bajo con lo que yo entendía que podía hacer por medio de un controlador. En esta ocasión, sampleé muchos pedacitos de bajo y reconstruí las líneas de bajo a través de esos samples. La cereza al final fue la técnica de microsampling, integrando frasesillas que me inspiraban esos ruidos e ideas. Los ruidos pensados son como palabras, que a su vez componen frases que contienen una idea”.

 

La idea original de Doctor Destino con respecto a los títulos era llamar cada uno “ruido” más un número, sin embargo al final optó por títulos que son como guiños minimalistas. El objetivo de ofrecer poca información conceptual es invitar al escucha a fijarse en los sonidos, “ya sea que implotes o explotes pero que pase como se tenga que dar sin decirte como hacerlo” añade el productor. Además Ruido es también un proyecto en tres partes y el álbum es sólo la primera. Ya que a nivel conceptual Ruido es un proyecto conformado por una triada sensorial, es decir por el ruido ordenado que es música pero sin discurso, luego una parte narrativa que es el reflejo de los conceptos y finalmente una parte visual que es la culminación del proceso. Para la segunda parte de este proyecto, Doctor Destino invitó a Edmeé García t.c.c. Diosaloca, escritora y performer de spoken word para generar una narrativa a partir de la sonoridad de Ruido. “Estaba escuchando lo que llevaba del disco y pensé que debía tener una imagen, una ilustración. Luego me pregunté de qué se va a tratar esa ilustración. Recuerdo que estaba viendo mi estante de libros, me acordé de que Edmeé estaba escribiendo un libro y se me ocurrió invitarla a participar” narra el productor de Sonido Líquido Crew. Por su parte, la escritora y performer afirma: “Algo que me gusta mucho de trabajar con Doctor Destino es que él te da mucha libertad y espacio para vivir tu proceso creativo. Creo que estoy en un momento en el que eso me resulta indispensable y es una buena combinación. Aunque al haber tanto espacio me tomó unos días llegar a una conclusión sobre de qué se trataba la historia. Recuerdo que estaba hablando con Doctor, diciendo que estaba tan abierto que podía ser cualquier cosa cuando tuve una epifanía. Sólo atiné a decir “luz y color Doctor” y le pedí tiempo fuera para escribir unas ideas antes de que se me escaparan. Así fue como surgió la historia de Gigi. Luego poder pelotear algunas ideas con él me ayudó a aterrizar los conceptos en una narrativa así como los aspectos de algunos personajes. No quiero spoilear la trama, pero me interesa que sea algo fluido y directo”.

 

Desde el año pasado Doctor Destino ha estado liberando música con un alto estándar de calidad, al tiempo que demuestra su rango como ejecutante, productor y creativo. Indudablemente, Ruido nos deja claro que este joven alquimista sabe codificar y decodificar mensajes en diferentes sistemas. De tal manera que pese a saber blandir con gracia las palabras, no le son indispensables para transmitirnos mensajes; ya que  también sabe hacerlo desde la pureza de un lenguaje sonoro.

Hip Hop Mexicano.

​Álbum

Vídeos

Doc5_edited.jpg

Doctor Destino

Hombre magnanimo 

  • Facebook
  • Spotify
  • Instagram
  • YouTube